Tareas domésticas para emancipados.

Un libro que te ayuda a planificar la intendencia doméstica y a mantener la casa aceptablemente limpia y organizada incluso si nunca antes lo has hecho. Desde cómo limpiar la cocina, hacer la colada, planchar una camisa o tender la ropa, hasta todo tipo de trucos y orientaciones para organizar tu economía, hacerte la maleta o preservar el medio ambiente reciclando. Comprar el libro





Un Vistazo al interior.



Lavar. Normas Básicas


Muchas son las personas que piensan que lo de lavar es algo difícil, porque cuando empezaron a ocuparse de la colada, estropearon algunas prendas, a veces las más valiosas. Pues no, están en un error; si ponen en práctica tres normas básicas, ya no habrá más desgracias con la ropa.
1- Apartar la ropa blanca de la de color y lavarla por separado.
2- Lavar siempre la ropa en agua fría. Hoy en día la ropa se cambia todos los días y por tanto se lava más para quitarle los olores y el polvo que porque esté realmente sucia.
Asegurarse de que las prendas de color (claras u oscuras) no destiñen. Si es la primera vez que se lava y hay duda si la prenda destiñe, meterla en el lavabo o en un barreño con detergente y agua fría; si suelta color, lavarla en solitario a mano.


Limpieza. Cómo retorcer la bayeta


Doblar a lo largo y después por la mitad.
Después, coger cada extremo con una mano con las palmas hacia arriba.
Finalmente, retorcer hasta que los brazos queden cruzados y con las palmas hacia abajo.






Planchado de emergencia


Si has sacado la ropa de la maleta (por ejemplo) y te la encuentras arrugada, cuélgala, bien colocada y estirada (tanto si es camisa como falda o pantalón) en una percha de la barra de la bañera, y abre el grifo de agua caliente. Déjalo correr un buen rato, cierra la puerta y pasado un tiempo (15-20 minutos) el vapor habrá estirado las prendas. Para este menester debes llevar siempre una percha en la maleta porque las de los hoteles no se pueden colgar en el baño.




Botiquín


Lo que debes tener en el botiquín
• Termómetro, tirítas, algodón, antiácido.
• Para quemaduras (linitel; se coloca sobre la quemadura después de haberla lavado bien con agua y jabón).
• Pomada para golpes (sobre todo si hay niños).
• Analgésico (para dolores-aspirina y/o paracetamol)
• Antisépticos (para desinfectar las heridas, Betadine y agua oxigenada)
• Crema de protección solar (cara y cuerpo).
Precauciones:
• Ten el botiquín siempre fuera del alcance de los niños.
• No guardes el botiquín en el baño o en la cocina; La humedad o el calor puede alterar a los medicamentos.
• Guardar siempre el prospecto con el medicamento para tener claro en cualquier momento para qué está indicado y cómo administrarlo. Pega con cinta adhesiva el prospecto a las pomadas o a las cajas de cartón.
• Revisa cada seis u ocho meses los medicamentos. El tiempo pasa muy deprisa y más de una vez cuando vamos a echar mano de algunos medicamentos, están caducados. No guardes jarabes empezados.
• No almacenes medicamentos sobrantes de tratamientos anteriores. Llévalos a la farmacia que los envían a centros de ancianos y/o países del tercer mundo.
• Si has perdido el prospecto, pon un papel alrededor del envase donde escribas para lo que sirve; por ejemplo: quemaduras.
• Memoriza y/o toma nota de este teléfono: 112. Es un teléfono de urgencias unificado no sólo para toda España, sino para Europa. Úsalo si necesitas médico, ambulancia, bomberos o policía.


Regalos.


¿Cuándo hacerlo?
• Cuándo se estrena o se cambia de casa.
• Para dar las gracias.
• En un reencuentro después de mucho tiempo sin verse.
• Para felicitar (unos exámenes, un trabajo…)
• Con motivo de una celebración (boda, comunión, etc.).
• Cuando se ha recibido una invitación a un acontecimiento.
• Cuando se visite a un enfermo.
• Cumpleaños.
• Y… siempre que nos apetezca agradar a alguien o dar una sorpresa.
¿Qué regalar?
• Los regalos deben estar presentados en función de las preferencias, gustos, aficiones, etc., de las personas agasajadas.
• Los más acertados suelen ser aquellos que son frívolos o divertidos; excitantes o sorprendentes; algo que no comprarían por caro, exótico o inútil, pero les gustaría tener.
• Por supuesto nunca debe beneficioso para el que los regala.
• Si no conocemos mucho a las persona/s a obsequiar o no tenemos mucha confianza mejor eludir los regalos personales.
• Si es alguien muy cercano a nosotros o con quien tenemos mucho trato debemos estar atentos a las insinuaciones o expresiones del tipo ¡Cómo me gusta! o ¿Dónde se consigue? ¡Me encantaría …!
• Los más socorridos: buena música, un libro, un buen vino, dulces o bombones, flores …
Trucos: Toma nota de los mejores regalos (por ocurrentes y originales) de otros cumpleaños y de otras fiestas.
Importante: Es de buena educación abrir el regalo en el momento de recibirlo y en presencia de quien regala. Y, por supuesto, también es de buena educación hacer comentarios halagadores.